Blog Punto Marketing

Cinco funciones básicas del Community Manager

 

Uno de los aspectos más atractivos de la profesión del community manager es que no hay dos jornadas laborales iguales. Caer en la rutina es prácticamente imposible, dado que cada día los mensajes que se comunicarán de manera proactiva serán distintos, así como lo serán las cuestiones que planteen los miembros de la comunidad en los diferentes canales.

Además, de manera necesaria e inevitable, el community manager tendrá que desarrollar también trabajos a priori menos atractivos, como los de gestión, administración, control y análisis. Hay una serie de tareas con las que el community manager debe convivir día a día, y a las que debe prestar la máxima atención. Podríamos considerar cinco funciones básicas de todo gestor de redes sociales.

-Escuchar. Es indispensable que el responsable de comunidades escuche lo que están diciendo los miembros de las mismas, que les atienda y les asesore, que resuelva sus dudas, etc. También deberá realizar una escucha proactiva, a fin de conseguir atraer a usuarios intentando ayudarles e interactuando con sus conversaciones.

Si, por ejemplo, alguien se queja de una empresa operadora de telefonía móvil y trabajamos como community manager de una asociación de defensa de consumidores, sería muy recomendable entablar una conversación con ese usuario para presentarnos y mostrarle nuestro deseo de orientarle para iniciar, en su caso, una reclamación.

Posiblemente estemos ganando un miembro para nuestra comunidad si logramos hacerlo de una manera no intrusiva. Además, escuchando, el community manager sabrá qué temas le interesan a los miembros de su comunidad, qué maneras tienen de interactuar también entre ellos y qué otras plataformas sociales visitan… Escuchar es un continuo aprendizaje.

-Conversar. Esta tarea ocupa la mayor parte del tiempo laboral del community manager, y generalmente se realiza de manera simultánea a otras funciones. Hablar con los miembros de la comunidad sobre lo que ocurre en la empresa, los próximos lanzamientos, las promociones, lo que preocupa al sector, etc. es algo que no deja de hacerse durante todo el día.

-Crear y compartir contenidos. Debe hacerse siguiendo siempre una máxima: comunica cuando tengas algo que comunicar. El community manager debe siempre aportar un valor con el contenido que comparte. Además, asumirá el papel de portavoz 2.0 de la empresa, convirtiéndose así en su máximo embajador en las redes sociales.

-Conectar con los líderes de opinión. Debemos encontrar a los usuarios que queremos que formen parte de nuestra comunidad y que, posiblemente, atraerán consigo a otros usuarios. Es importante también identificar a los líderes de opinión dentro de la comunidad, aquellos individuos más influyentes a los que convendrá fidelizar como embajadores de la marca.

-Monitorizar. Posiblemente, ésta es la parte más rutinaria, pero no por ello la menos importante. El community manager deberá registrar cada una de las acciones que realiza y medir su impacto, controlando que se esté siguiendo la estrategia marcada, para poder generar posteriormente informes de actividad.

Fuente: TreceBits

Comentarios